fbpx

5 Formas de conservar la pasta y tener la cocción perfecta

1. Revolver la pasta una vez que esté cocida, con aceite de oliva, ayudará a que no se pegue y obtenga un buen sabor.

2. Si buscas una pasta que no se deshaga ni deforme, la pasta de trigo es la opción perfecta. Además absorbe fácilmente jugos y salsas pues tiene una calidad superior.

3. Si buscas que tu pasta se conserve por 15 días, deja la pasta secando al aire por 24 horas y cuando se haya secado lo suficiente, colócala en una bolsa hermética dentro del congelador.

4. Para que tu pasta quede con un buen sabor, es necesario echar un puño de sal al agua.

5. Para evitar que la pasta se pegue al fondo, basta con remover un par de veces la pasta los primeros minutos de cocción. Se recomienda utilizar pala de madera.

¿Por qué comer pasta?

  1. Las Pastas Lucchetti tienen Nutre+, ya que está enriquecida con vitaminas y minerales adicionales.
  2. La fibra que contiene la pasta favorece el funcionamiento gastrointestinal, metaboliza el colesterol y previene enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer de colon.
  3. La pasta es baja en grasas pues no contiene colesterol si no grasas vegetales.
  4. La pasta contiene almidón, lo cual ayuda a conciliar el sueño.
  5. La pasta se digiere en 2 a 3 horas y no produce flatulencias. *
  6. La pasta contiene vitamina H y vitamina E, lo cual la convierte en un aliado contra el sol, agua salada y aire libre, protegiendo a la piel de arrugas o pieles secas.
  7. La pasta es una excelente fuente de carbohidratos, fibra dietética y vitaminas se considera un alimento muy completo y energético lo cual la convierte en un nutriente crucial.
  8. El consumo de este alimento ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre.
  9. Los carbohidratos que aporta la pasta, cubren el 15% de las necesidades diarias.
  10. Para llevar una dieta saludable, se recomienda consumir de manera semanal entre 6 y 7 raciones de pasta ya sea salteada, en ensalada, sopa, al horno o como guarnición.
  11. La pasta al ser fuente de hidratos de carbono y de la glucosa, ayuda a tener un mejor rendimiento intelectual, menos cansancio mental y a tener un buen funcionamiento y salud del cerebro.

¿Cómo hacer que mis hijos coman vegetales?

Las verduras son una parte muy importante en la alimentación de las personas, especialmente para los niños, pues necesitan todos sus nutrientes para crecer y desarrollarse sanamente.

Pero algunas veces, los niños no quieren comer vegetales,  ya sea porque no les gustan, o porque prefieren alimentos distintos.

Si te enfrentas a este problema, Lucchetti te ayuda  con estos tips de lo que debes y no debes hacer para que tus hijos dejen el plato limpio.

Que hacer:

Sé el ejemplo:  Si tus hijos no te ven comiendo verduras, ellos no las comerán.  Debes comerlas frente a ellos para que se familiaricen con ellas.

Dales probaditas: Algunas verduras tienen sabores fuertes, por lo que es necesario acostumbrar al paladar. Esto se logra probando el alimento en cuestión de 5 a 10 veces.

Explícales sus beneficios: Los niños se serán más cooperativos al momento de comer si saben que hay un beneficio al hacerlo.

Conoce sus gustos: Si tu hijo come la mayoría de las verduras, no lo obligues a comer esa que le desagrada tanto.

Deja que Lucchetti te ayude:  Prueba la  línea de pastas Vegetales Lucchetti. Con  todas las propiedades de los vegetales y un sabor irresistible para tus pequeños.

Que no hacer:

No los obligues: Forzar a un niño a hacer cualquier cosa, es una receta para el desastre, es mejor negociar.

No los engañes:  Disfrazar los vegetales en las comidas para que no se vean, puede que no funcione porque los niños pueden detectar el sabor. Recuerda que la honestidad es la mejor política.

No utilices complementos dañinos: Si utilizas aderezos, dips o acompañas las verduras con frituras para que se las coman, se pierde el objetivo de cuidar su salud.

Sigue nuestros tips y visita nuestras redes sociales, recuerda que si tienes duda, Lucchetti te ayuda.

Averigua si a tus hijos les está yendo bien en la escuela

La clave está en  hacer conversaciones efectivas

Para una mamá es muy importante saber si sus hijos se encuentran bien en la escuela,  si están aprendiendo, si tienen amigos,  si son felices,  y  para asegurarse de que todo está como debe estar, tienen muchas herramientas.

Algunas de ellas son los reportes semanales, las juntas de padres de familia y lo que maestros puedan reportar.

Sin embargo no hay mejor  manera de saber como les va a tus hijos que preguntándoles todos los días de manera efectiva.

El secreto es hacer preguntas efectivas en situaciones controladas, y nosotros te decimos como:

  1. Crea un espacio en el que puedan platicar a diario, mientras que tus hijos realizan una actividad que les permita conversar,  por ejemplo la hora de la comida o del tentempié.
  2. Inicia con una conversación y haz tus preguntas de forma natural, recuerda que es una conversación y no un interrogatorio.
  3. Evita hacer preguntas de respuesta cerrada como “¿Cómo te fue en la escuela?” o “¿Te portaste bien?”  pues obtendrás respuestas como  “Bien, sí, no”

Aquí te ponemos algunos ejemplos de preguntas efectivas

  • ¿Qué desayunaste? ¿Estaba rico o no te gustó?
  • ¿Qué llevaron de comer otros niños?
  • ¿Qué es lo que más les gusta jugar a todos los niños en el recreo?
  • ¿Hubo alguien que te hiciera enojar?
  • ¿Hay alguien que no es tu amigo, pero que gustaría que fuera?
  • ¿Con quién te gusta platicar más?
  • ¿Alguien te ha pedido que guardes un secreto?
  • ¿Qué fue lo que te dio más flojera?
  • ¿Qué fue lo que más te gustó de la escuela hoy?
  • ¿A quien de la tele se parece tu maestra/o?

No tienes que hacer todas las preguntas, utilízalas como iniciadores de conversación, de este modo construirás un puente de comunicación sólido y tus hijos tendrán la confianza de contarte cosas importantes que no siempre salen en los reportes de escuela.

¡Recuerda, si tienes duda, Lucchetti te ayuda!

3 tips para hacer un lunch atractivo

Si el lunch se vuelve monótono, no se lo comerán

Alimentar sanamente a tu familia puede ser un reto, sobre todo cuando se trata de comer entre semana. Es muy importante preparar un lunch, ya que las alternativas en las escuelas son limitadas y en la calle no son sanas.

Hacer esto diario, es un reto, por eso te compartimos algunas ideas para hacer lunches sanos, creativos y sobre todo, fáciles de hacer.

  1. Deja atrás el sandwich

El sándwich pasa de moda muy rápidamente; además el pan de blanco o de caja, no es lo mejor para la salud.

Déjalo atrás y utiliza pan pita, tortillas de harinas vegetales o tostaditas de maíz horneado.

Estas alternativas se pueden rellenar, envolver o usar como cucharita, esto te abre nuevas posibilidades pues puedes utilizar más ingredientes y explotar tu creatividad.

  1. Piérdele el miedo a las sobras

A veces sentimos que no hay nada para preparar el lunch, cuando nuestro refrigerador está lleno de opciones deliciosas.

La pasta,  la ensalada, algunos platillos con pollo, son algunas de las cosas que se pueden comer frías, por ejemplo, si preparaste, Spaghetti Lucchetti y sobró un poco, agrégale salchichas ponlo en un tupper y listo.

Tip extra – Si tienen acceso a un microondas, puedes poner sopa en un termo para café y tendrán un lunch ideal para los días de invierno.

  1. Chatarra

La comida chatarra es mala para la salud, pero es un hecho que un niño que nunca puede comerla, lo hará en exceso cuando tenga la oportunidad, puedes añadir la golosina favorita de cada uno de tus hijos un día de la semana, o dales dinero para comprar en la tienda de la escuela junto con su lunch regular y lo comerán felices.

Cuando se trata de almuerzos la variedad es la clave.  Sigue nuestras redes para tener los tips más nuevos.  Recuerda, si tienes duda Lucchetti te ayuda.

Opciones para hacer un lunch saludable

Muchos niños llevan de lunch sándwich y papas fritas a diario, esto es malo para su salud y su peso.

Y aunque las mamás saben que esto no es bueno, a veces no cuentan con tiempo suficiente para preparar almuerzos diferentes.

Por eso hoy te compartimos algunos tips para hacer almuerzos saludables y deliciosos que les encantarán a tus hijos y cuidarán de su salud.

Lunches:

Pasta –  El Spaghetti, la pasta de Pluma o Caracol 2, son variedades que puedes preparar de diversas formas, se pueden servir frías, y lo mejor es que las puedes preparar el fin de semana para servirlas después. Asegúrate de utilizar pastas Lucchetti, adicionadas con vitaminas para garantizar que el lunch de tu hijo sea 100% saludable.

Arroz – El arroz con pollo y verduras es otro alimento que puedes usar como lunch, ya que puede comerse frío y si lo sirves en un pequeño trasto negro o con motivos orientales, tu hijo se sentirá como su personaje favorito de las caricaturas. Solo asegúrate de no hacer arroz blanco, puesto que es el que menos nutrientes contiene.

Ensaladas –  Adiciona a la ensalada, pasta, frutas, crotones y algún ingrediente que le guste mucho a tus hijos

Sándwiches –  Los emparedados son una opción clásica, sólo debes asegurarte de que su contenido no se repita.

Comida chatarra –  Te preguntarás por qué comida chatarra.  La razón es que es imposible evitar que nuestros hijos tengan la oportunidad de comerla.

Aquellos niños que saben que la pueden comer un día de la semana son menos propensos a darse un atracón cuando se les presenta la oportunidad, a diferencia de los que tienen prohibido comer estos productos, quienes probablemente coman de manera desmedida en cuanto puedan.

A todo esto añade una fruta  y un tentempié como una gelatina y serás la experta en almuerzos.

Visita nuestras redes para ver más tips. ¡Recuerda que si tienes duda, Lucchetti te ayuda!