fbpx

¡El día de hoy, te vamos a contar la historia de la famosísima pasta Alfredo!

La pasta Alfredo, un platillo delicioso y famoso en muchos países, tiene su origen en Roma, en 1908.

Todo comenzó cuando Alfredo Di Lelio tomó la decisión de convertir su bodega de vinos en un restaurante llamado Alfredo Alla Scrofa. Su esposa Inés perdió el apetito en el embarazo, Alfredo, preocupado por esto creó este platillo tan fácil y apetitoso. Al ser un éxito con su esposa, decidió incluirlo entre las recetas de su menú convirtiendo esta pasta en algo muy tradicional en Italia y hoy en día en muchos países del mundo.

Aunque hoy en día la receta ha sufrido algunas modificaciones dependiendo del país donde se cocina, la receta original constaba  únicamente de 3 ingredientes: pasta al dente, preferentemente fettuccine, mantequilla y queso parmesano.

Di Lelio, servía la pasta sobre un plato caliente, en el que había colocado previamente, varios trozos de mantequilla tradicional e iba removiendo, a medida que se derretía la mantequilla con el propio calor de la pasta y el plato, iba añadiendo poco a poco cantidades generosas de queso parmesano en láminas.

La pasta Alfredo tuvo su primer encuentro en América, cuando en 1977, Di Lelio, abrió un restaurante junto a su hijo, en el Rockefeller Center en Nueva York.

Hoy en día podemos encontrar muchas variaciones de esta receta, algunas personas agregan jamón, otras pollo, ajo, crema, pimienta, camarones, leche, perejil, etc. El truco está en la pasta, una buena pasta siempre es un plus al momento de cocinar, más, si además, contiene vitaminas y minerales esenciales para nuestro cuerpo, como pastas Lucchetti.

Ahora ya conoces la historia detrás de esta, tan icónica, pasta. Es momento de que uses tu imaginación y la prepares como más se te antoje, con el corte y la línea que prefieras de nuestras pastas Lucchetti.