¿Antojo de pasta Lucchetti? ¡Te mostramos porque debes evitar remordimiento al consumirlas!

La clave está en cocinarla al dente, preferirla fresca y no condimentarla con salsas que contengan muchas calorías

La pasta es uno de los principales alimentos de la dieta mediterránea y te vamos a platicar porque:

¡La pasta, al ser rica en carbohidratos, resulta imprescindible en cualquier dieta, ya que aporta nutrientes esenciales para el organismo. Asimismo, si se toma de manera moderada y no en exceso, es un alimento que puede ayudar a la pérdida de peso.

¿Cómo cocinarla al dente?

Si la pasta se cocina “al dente” (1 o 2 minutos menos que lo que indica su empaque) engorda menos. Esto significa que la pasta se cuece en su punto justo: queda completamente cocida por fuera, pero en su interior se mantiene una fina capa sin cocinar del todo. Esta forma de preparar la pasta logra que el índice glucémico de sus carbohidratos se mantenga más bajo que si estuviera muy cocida y más blanda.

Sustituye la mantequilla o aceite vegetal por aceite de oliva

Otro de nuestros tips, es rociar únicamente aceite de oliva o de girasol, pues estos contiene un aporte calórico muy bajo.

Ten cuidado con las salsas que vas a utilizar al momento de comer tus pastas pues si no quieres subir de peso, debes evitar acompañar la pasta de salsas demasiado pesadas y procesadas, así como de grandes cantidades de queso rallado o del uso de nata o mantequilla para aportar jugosidad al plato.

¡El mejor tip para el final!

Nuestro mejor tip es que la consumas acompañada de verduras, aceite de oliva o girasol y quesos bajos en calorías como el Fetta. De esta manera, no le sumarás calorías y, además, quedarás satisfecho durante más tiempo.